Down the rabbit hole

Y en un alarde de sinceridad muestras tu rostro a los últimos fragmentos de cordura acumulados como piezas de un puzzle que antes tenía sentido.

Sonríe tu demencia al ocultar la desesperación de estar retando a la gravedad frente al abismo negro bajo tus pies.
Tus rodillas tiemblan por el esfuerzo y cruza un ligero escalofrío de miedo tu cuerpo.

Miedo que desaparece rápidamente, enterrado bajo el suspiro de una lúgubre calma que augura el final, cuando comprendes que debajo de tus pies ya no hay precipicio.
Ya has caído.

Tus pensamientos vagan entre la felicidad de saber que ya no puedes acceder a zonas más profundas de este infierno y el esfuerzo por acumular la fuerza que necesitas para andar por sus terrenos.

¿Cómo volverás a subir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario